Recomendaciones nutricionales en la hernia de hiato

recomendaciones nutricionales en la hernia de hiato
La hernia de hiato se produce cuando la parte superior del estómago pasa de la cavidad abdominal hacia la cavidad torácica por un orificio existente en el diafragma, el hiato, por el cual, en condiciones normales, solo pasaría el esófago.
Afecta aproximadamente al 20% de la población.
En algunos casos esta afección es asintomática y en el caso de presentar sintomas los más habituales son:ardor o acidez, dificultar para tragar, molestias abdominales, tos, halitosis (mal aliento). El hecho de comer se convierte en un suplicio, por ello desde Sbeltary queremos darte unos recomendaciones para hacerte sertir mejor.
RECOMENDACIONES NUTRICIONALES EN LA HERNIA DE HIATO
– Realizar una dieta alta en proteínas y baja en grasas.
– Hacer 5 comidas al día.
– No hacer comidas abundantes, pesadas o copiosas.
– Respetar los horarios de las comidas, no saltarlas y comer despacio, dándole
importancia a la buena masticación.
– Llevar a cabo una alimentación saludable, y con un aporte energético que permita normalizar el peso, en caso de sobrepeso u obesidad.
– Beber abundante agua.
– Evitar el tabaco y las bebidas alcohólicas.
– No adoptar posición horizontal justo después de comer, en caso de ir a la cama se recomienda que sea incorporado unos 30º.
– Incluir preparaciones suaves, evitando platos picantes, muy salados, fritos y guisos, salvo los muy sencillos.
– Limitarse la ingestíon de muchos alimentos grasos de una sola vez, procurando que no formen parte de la misma comida: embutidos, quesos curados, leche entera o nata, yema de huevo, frutos secos, pasteles y dulces en general.
EVITAR:
– Alimentos que puedan causar molestias, y reintroducir poco a poco dichos alimentos más adelante. Los derivados del tomate y zumos cítricos suelen causar molestias.
– Alimentos que generan o contienen gases como: la familia de las coles, legumbres, cebollas, puerros, guisantes, frutos secos, champiñones, manzana. En el caso de las legumbres, es recomendable que estén bien cocidas.
– Alimentos picantes y comidas muy condimentadas.
– Productos grasos.
– Alimentos salados o en escabeche.
– Alimentos muy fritos o muy calientes.
– Frutas ácidas. Algunas frutas recomendadas son: papaya, piña muy maduras y peras.
– Cantidades excesivas de azúcar.
– Café, té, chocolate y bebidas gaseosas y carbonatadas.
ALIMENTOS RECOMENDADOS, RESPETANDO LAS MORMAS APUNTADAS:

– Leche y derivados, mejor descremados. Queso poco grasos y en poca cantidad.

– Carne de pollo, pavo, codorniz, conejo, liebre, ternera magra, vacuno y buey.

– Pescados blancos.

– Huevos cocidos, pasados por agua o en tortilla.

– Arroz, pasta y patatas hervidas.

– Frutas cocidas, y frescas, salvo los cítricos.

– Verduras y hortalizas cocidas y crudas, salvo las que pueden ocasionar molestias como la cebolla, el puerro, el pepino o el pimiento.

– Alimentos grasos como el aceite crudo o el aguacate en poca cantidad.
– Preparaciones culinarias como hervidos, al vapor, a la plancha o guisos muy sencillos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *