Llegan las chuches de Halloween…

chuches

Por ello, los padres deben estar alerta, y evitar así las posibles consecuencias que esto puede acarrear, tales como las alergias alimentarias, las caries o los atracones por dulces. Es importante, por tanto, restringir las horas en las que los niños comen golosinas, tratar de que los dulces sean lo más saludables posible, y verificar que los niños se lavan los dientes después de consumir estos productos.

Lo saludable no significa aburrido, así que se en el caso de que los padres sean los que les ofrezcan los dulces, se puede optar por ideas sanas pero divertidas. Las frutas, por ejemplo, se pueden convertir en fantasmas tenebrosos; los jugos de frambuesas y kiwi, en una mezcla sangrienta y una gelatina puede llegar a ser una araña gigante. Lo ideal es eliminar calorías y grasas reemplazando los ingredientes tradicionales por otras mezclas. ¡Solo hace falta un poco de imaginación para ponerle el toque escalofriante!

En el caso de que los niños vayan a tocar la puerta de los vecinos, como manda la tradición, es importante ofercerles una comida saludable antes de que salgan de casa. Algunos padres creen que como van a comer tantas golosinas, mejor no darles de cenar. Y ese es el peor error, porque los niños salen hambrientos a pedir dulces. En cambio si cenan antes, comerán menos golosinas.

A continuación, os dejamos algunas ideas saludables para la noche de brujas:

Gelatinas terroríficas, con la que se pueden hacer diferentes figuras usando moldes

Brochetas de frutas con chocolate negro

Galletas integrales o galletas caseras decoradas de forma “terrorífica” con cobertura de chocolate o mermelada de frutas

Fantasmas: Puedes hacer deliciosos merengues con clara de huevo y sustituyendo el azúcar por stevia, los cuales serán aptos para toda la familia. Coloca los merengues sobre una galleta redonda, tipo María y adorna los fantasmas con dos Lacasitos, que simularán los ojos.

Se pueden hacer otro tipo de fantasmas con plátanos cortados por la mitad y cobertura de chocolate para dibujar los ojos.

Bolsa de frutos secos o pasas

Barritas de cereales

Opciones saladas: Se pueden hacer infinidad de platos divertidos con diferentes tipos de alimentos. Por ejemplo:

  • Escobas de bruja: Lonchas de queso a la que le hacemos cortes como si fueran flecos y las enrollamos alrededor de un palito de pan.
  • Canapés, minipizzas o salchichas momias. Canapés o minipizzas: tostadas de pan o base de pizza con tomate, pavo y tiras de queso formando un enrejado, poner una aceituna negra cortada por la mitad como si fueran los ojos.Salchichas: enredar la salchicha en tiras de hojaldre y hornear.
  • Sandwiches momia: Ayudándonos con los ingredientes para hacer las formas.
  • Ojos sangrientos: Con huevo cocido, aceituna y salsa de tomate para simular la sangre.

Como podéis ver, existen muchas opciones para que esta noche sea más saludable. ¡Ahora toca ponerlo en práctica! ¡Feliz noche de Halloween!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *