Recomendaciones para controlar el ácido úrico

Recomendaciones para controlar el ácido úrico

El ácido úrico es un producto de desecho que se produce de forma natural en el organismo tras metabolizarse las purinas (componentes de ciertas proteínas). Una alta cantidad de ácido úrico se denomina HIPERURICEMIA. Aquí os dejamos unas recomendaciones para controlar el ácido úrico.

La Hiperuricemia puede deberse a una mala alimentación (ingesta excesiva de alimentos ricos en purinas), a un exceso de producción o a un defecto en su eliminación. Cuando los niveles elevados se mantienen durante un tiempo, hay altas probabilidades de desarrollar GOTA.

Dentro de los factores que lo producen, hay algunos que no podemos modificar, como son la edad, los antecedentes familiares o el sexo (mayor probabilidad en hombres). Sin embargo, existen otros factores que podemos evitar cambiando un poquito nuestros hábitos.

A continuación, os indicamos las recomendaciones para mantener el ácido úrico en un nivel adecuado:

  • Evitar el sobrepeso
  • Evitar situaciones de estrés.
  • Evitar el café, te, bebidas a base de colas y bebidas gaseosas.
  • Evitar el alcohol
  • Evitar el ayuno prolongado.
  • Realizar actividad física.
  • Evitar el consumo de alimentos grasos (bollería, pastelería…)
  • Moderar el consumo de sal
  • Ingerir mas frutas y verduras frescas.
  • Consumir fuentes de ácidos grasos omega, a través de suplementos de aceites de pescado y de fuentes vegetales como la linaza, las nueces o frutos secos o las semillas de chía.
  • Consumir cereales y granos integrales.
  • Aumentar la ingesta de agua , al menos consumir de 1,5 – 2 litros de agua al día. El objetivo es diluir la orina y eliminar la mayor proporción de ácido úrico a través de la misma.
  • Los huevos y lácteos son fuentes proteicas con bajo contenido en purinas, por lo que pueden consumirse.
  • El empleo de algunas infusiones están relacionadas con la disminución de los niveles de ácido úrico, entre otras, la alcachofa, cola de caballo, diente de león, bardana, zarzaparrilla…..
  • Las técnicas de cocción más recomendables son vapor, escalfado, horno, papillote, plancha, parrilla y brasa. Las purinas son solubles en agua. Por tanto, se puede reducir el contenido de purinas de los alimentos si se cortan los alimentos pequeños, se dejan en remojo, se hierven con mucha agua y se desecha el líquido.
  • Se debe procurar hacer una alimentación rica en calcio (mínimo 1000mg/día) para evitar la formación de piedras en el riñón de ácido úrico.
  • Evitar alimentos ricos en purinas, como son:
    1. Carnes rojas y derivados
    2. Vísceras
    3. Mariscos
    4. Pescados azules
    5. Caldos y extractos de carne
    6. Verduras como espárragos, setas, champiñones, espinaca, coliflor, brócoli y puerros
    7. Las legumbres son también fuente de purinas, siendo las lentejas las de mayor contenido de las mismas, en el caso de consumirlas se recomienda desechar el caldo de cocción. Sin embargo, se pueden consumir una vez por semana.

En cualquier caso, si tienes dudas, consulta a personal cualificado. Y si necesitas una dieta baja en purinas personalizada, ¡no dudes en contactar con nosotras!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *