El fiambre de pavo, un ejemplo de falso saludable.

El fiambre de pavo es un alimento cárnico ultraprocesado, que ha sido considerado durante mucho tiempo un alimento saludable. Un producto imprescindible en la dieta de muchas personas, que lo consumían, al atribuirle cualidades como bajo contenido en grasa y bajo aporte calórico.

Pero, ¿ Que comemos realmente cuando compramos fiambre de pavo?. En principio el fiambre de pavo no debería contener mas ingredientes que: Pechuga de pavo, especias y sal como mucho. Pero los fiambres que encontramos en el supermercado, suelen contener entre un 55 y un 95% de pechuga de pavo, aunque la mayoría no pasan del 70%. El resto de ingredientes suelen ser conservantes, estabilizantes, azucar, …. Por eso, es muy importante que leamos la etiqueta.

En primer lugar, debemos fijarnos en el porcentaje de carne que tiene. Cuanto más  mejor:

El porcentaje de carne de la primera etiqueta es de un 95 %, mientras que el de la segunda es de un 55%.

La pechuga de pavo es un alimento con un alto contenido en proteina. Pero el fiambre de pavo, al ser un alimento procesado, su cantidad de hidratos de carbono tambièn suele ser elevado. Por lo tanto, es interesante que nos fijemos tambièn en la cantidad de hidratos de carbono y  azúcares que contienen. Elegiremos los que contengan menos cantidad.

En la primera etiqueta podemos ver que pone que contiene 5 gramos de hidratos de carbono de los cuales 1,5 son azúcar. En la segunda etiqueta vemos que contiene 1 gramo de hidrato de carbono y que este gramo es azúcar.

Sobre la sal hay que comentar que  todos los que me he encontrado tienen entre 2 y 2,3 gramos de sal por cada 100 gramos y en los que especifica un bajo contenido  de sal van a tener entre 1 y 1,3 gramos. La recomendación aquí también es la misma que la del azúcar. Cuanto menos, mejor.

Creo importante matizar que el consumo de estos alimentos debe ser ocasional. Està totalmente desaconsejado consumirlos diariamente. Aunque tenga un 95 % de carne, bajo contenido de azúcar y de sal, sigue siendo un alimento procesado. Puede ser la mejor opción de entre todos los fiambres, pero siempre va a ser mejor hacer un bocadillo o un sandwich  con vegetales frescos o verduras asadas (alimentos que sí debemos consumir  diariamente) y de vez en cuando,  huevo, bonito o sardinillas por ejemplo.

En resumen, la mejor opción, si queremos comer fiambre de pavo, sería que lo elaboráramos en casa, pero a falta de tiempo y ganas, lo mejor que podemos hacer es preguntar en la charcutería por una pechuga de pavo que simplemente esté cocida.